No es suerte, es la mejor afición